Sequence Preloader IconThree orange dots increasing in size from left to right

Caso de éxito RSC: Hogar de acogida en Málaga

Nuestro compromiso con la Responsabilidad Social Corporativa es uno de los elementos clave del ADN de Exploramás. Siempre está presente en todas las actividades que realizamos. Por ello, acompañamos a clientes comprometidos a dar un paso más allá, como en este precioso caso de éxito que realizamos a principios de 2019.

Un hogar de acogida que llenamos de sonrisas

Datos de interés:

Empresa: Multinacional de Biotecnología.

Número de participantes: 300.

Localización: Málaga.

Duración: 4 horas.

Objetivo: Dejar una huella positiva a la vez que se crea equipo.

Qué hemos organizado en este Team Building

Este evento supuso todo un desafío para Exploramás, pero eso no nos detuvo, porque se trataba de una actividad llena de cariño: el reacondicionamiento de un hogar de acogida para niñas de Málaga.

Este hogar de acogida es un lugar con recursos económicos muy limitados, ya que los que llegan, se utilizan en su totalidad para contratar profesionales encargados de la alimentación y educación de las niñas. Esto hace que el centro no cuente con los medios suficientes para cubrir las necesidades básicas de las niñas, como son:

  • Adecuar las habitaciones.
  • Habilitar espacios comunes.
  • Crear zonas de estudio.

Cuando llegamos, nos encontramos ante instalaciones muy antiguas que debían ser renovadas. Y es aquí donde entró en juego nuestro equipo de Exploramás.

Un largo trabajo para una gran recompensa

Durante dos meses, cinco técnicos de Exploramás estuvieron diseñando el evento y trabajando en la logística del mismo. Reuniones con la directora del centro, con las cuidadoras, con el personal de mantenimiento… Todo para conocer de primera mano las necesidades del centro y así poder tomar las medidas adecuadas.

Se compraron los materiales y herramientas necesarias para que durante las cuatro horas que duró la actividad, 300 personas sin conocimiento previo de temas como bricolaje, pintura, o albañilería, estuvieran trabajando al unísono como auténticos profesionales.

El verdadero reto fue que en esas cuatro horas, todo el trabajo estuviese listo para que las niñas pudiesen hacer uso de sus habitaciones esa misma noche. En total, mil doscientas horas de trabajo para un solo día, pero que cambiaron por completo las instalaciones de este hogar y la vida de muchas personas. ¡Y no podemos estar más orgullosos!

Cómo se llevó a cabo la remodelación

El evento comenzó a las 14:00. Al centro de acogida llegaron siete autobuses con los 300 participantes. Allí les esperaban nuestros 32 exploradores y todo el material necesario dividido ya por equipos (30 en total). Hicimos un briefing inicial donde se les explicó la dinámica del evento, la distribución de las tareas y el rol que tendría cada uno de ellos durante toda la tarde.

Se realizaron todo tipo de trabajos:

  • Limpieza en profundidad de toda la casa.
  • Pintura a todas las estancias y habitaciones.
  • Cambio de todos los muebles.
  • Arreglo de los desperfectos y roturas.
  • Cambio completo de todas las camas y colchones.
  • Y casi lo más importante: la decoración personalizada con los gustos de cada una de las niñas.

Además, también se pondrían a punto 18 bicicletas para cada una de las niñas. De esta manera, contarían con un nuevo elemento que les sirviese tanto para ocio deportivo y saludable, y como un medio de transporte sostenible.

A las 18:00 se reunió a todos los participantes en una misma zona para ver las reacciones de las niñas (por supuesto, ellas no sabían nada de lo que les esperaba), ya que volvían a su hogar después de una excursión que les habíamos organizado en un Parque Natural cercano al centro.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El resultado

Todo salió a la perfección. La implicación por parte de todos los participantes fue absoluta, quienes terminaron nada más y nada menos que:

  • 12 habitaciones, que quedaron totalmente acondicionadas y decoradas.
  • 1 sala de estudio informatizada.
  • 1 biblioteca.
  • 2 salas de TV.
  • 1 zona para encuentros familiares.
  • 1 zona deportiva.
  • 1 huerto.
  • 1 zona de recreo.
  • 18 bicicletas.
  • 350 personas emocionadas.
  • 18 niñas con un hogar acogedor.
  • Decenas de lágrimas de alegría.

Pero lo que verdaderamente valió la pena del esfuerzo, fue ver las caras de sorpresa y agradecimiento de las niñas y de los responsables del centro. Con eso es con lo que se quedaron los 300 trabajadores de esta empresa, y eso mismo es lo que nos impulsa a seguir trabajando cada día para poner en marcha acciones de este tipo en Exploramás.

Así nos lo hicieron saber:

Si tú también quieres conocer de primera mano lo que somos capaces de hacer, explora otras de las actividades RSC que realizamos en Exploramás. O si lo prefieres, escríbenos cuál es tu idea a través del formulario que aparece abajo. Haremos todo lo posible por crear una experiencia personalizada a tu medida.

¿Te ayudamos?